8 consejos para alimentar la curiosidad de tu bebé, alimenta su mente.

Madre enseña insecto a su hijo - amineta su curiosidad

La curiosidad en un bebé hace que cuanto más curioso es, más aprende. Alimentar la curiosidad de tu bebé es una de las fórmulas más eficaces para ayudarle a convertirse en un aprendiz de por vida. La curiosidad (deseo de saber o averiguar una cosa, algo llama la atención) es el aspecto emocional que engendra la exploración, la investigación y el aprendizaje.

La curiosidad es una motivación que nace en nuestro interior, que nos impulsa a aprender, descubrir y desear experimentar cosas nuevas. Los bebés desde que nacen tienen la capacidad de aprender, con una curiosidad natural en descubrir cómo funciona el mundo.

Los padres y cuidadores no tienen que «hacer» curiosos a sus bebés ni «presionarlos» para que aprendan. De hecho, las investigaciones demuestran que es un deseo interno del niño de aprender (su curiosidad), no la presión externa, lo que lo motiva a buscar nuevas experiencias y lo lleva a un mayor éxito en la escuela a largo plazo.

La curiosidad es algo con lo que todos los bebés nacen. Vienen al mundo con este impulso para entender cómo funciona:

  • Un recién nacido sigue sonidos, rostros y objetos interesantes con sus ojos.
  • Un niño de 8 meses sacude un sonajero y luego se lo lleva a la boca para ver qué puede hacer este objeto.
  • Un niño pequeño toma un taburete para alcanzar la encimera donde está el teléfono, un «juguete» con el que le encanta jugar.
  • Una niña de 2 años finge que es la recolectora de desechos, la cajera de supermercado, administrativa … cualquiera de esas profesiones que suele ver en su vida cotidiana. E intenta imitarlos para descubrir qué se siente al estar en el lugar de la otra persona.

Consejos para alimentar su curiosidad

1.- Muestra interés por el mundo que le rodea.

Sal de paseo a la calle y pregúntale en voz alta sobre los árboles, el cielo, las estrellas. Y deja que tu bebé lo viva sacando sus propias conclusiones.

2.- Sigue el ejemplo de tu bebé.

Fomenta los intereses naturales. Los niños aprenden mucho más a través de actividades que captan su atención e imaginación. Si le gusta la música, tócala con frecuencia, intentad tocar instrumentos juntos, o hacer algún baile juntos. Si los insectos son lo suyo, dale una pala, una red e iros juntos al parque.

3.- Responde a sus preguntas de manera simple y clara, de acuerdo con el desarrollo de tu bebé.

Responderás una pregunta sobre el origen de los bebés de manera muy diferente si tu hijo tiene tres o trece años. Y, sin importar la edad del niño, siempre pregúntale primero cuál es su opinión antes de responder.

Una niña de cinco años le preguntó a su madre: «¿De dónde vengo?» La madre procedió a hablar en profundidad (tropezando ansiosamente cada dos palabras) sobre el proceso reproductivo. Su hija la miró con curiosidad y, al final, respondió: «Quiero decir, ¿viniste de Madrid como papá o de otro lugar?». :))

Y, si no tienes la respuesta, díselo. Debes de hacerles saber que está bien no tener todas las respuestas. Lo que brinda la oportunidad de buscar cómo encontrar las respuestas. Ve con ella a la biblioteca o llama a alguien más que pueda ayudaros.

4.- Nuevas experiencias

Hacer excursiones juntos a menudo. Averigua cuándo ponen en la biblioteca municipal  alguna actividad de «cuentacuentos». Los libros son ventanas a todo tipo de mundos para deleitar a la mente curiosa. Los niños pequeños que están expuestos a los libros se convierten en mejores lectores. Deja que tu hijo elija sus propios libros. Los estudios demuestran que no importa si los niños leen libros sobre cohetes o cómics, la clave es que captan su interés y les gusta leer.

Aprovecha los medios digitales como Internet para explorar juntos la naturaleza, los animales, diferentes tipos de música, cualquier contenido nuevo para tu bebé estimula sus sentidos.

5.- Estimula a tu hijo con preguntas abiertas.

Estas son preguntas que no tienen una respuesta correcta o incorrecta, y no se pueden responder con una sola palabra como «sí» o «no». «¿Cómo te sientes acerca de … …», «Cómo fue (tal y tal experiencia) para ti …», «Cuéntame sobre lo que sucedió hoy en la escuela». Este tipo de preguntas alienta a tu hijo a desarrollar sus pensamientos e ideas, muestra amor e interés y le dará luz a su vida interior.

6.- Crea un ambiente interesante.

Los bebés pasan una quinta parte de sus horas de vigilia mirando fijamente. Tienen curiosidad sobre lo que hay a su alrededor. Las imágenes en la pared y la actividad familiar normal son naturalmente fascinantes. Dale a tu bebé juguetes y objetos seguros para explorar. Cambia su posición para darle nuevos puntos de vista.

7.- Redirigir, no desanimar.

Intenta descubrir qué es lo que está captando su interés o qué habilidad está tratando de dominar, crea una forma segura y aceptable para que explore. Por ejemplo, si tu niño pequeño está explorando las plantas de interior, colócalas fuera de su alcance pero dale otra alternativa cercana. Pon algo de tierra en un recipiente de plástico para que tu hijo juegue e inspeccione. Si le gusta verter el agua de su taza en la trona o el piso, llévalo al piso de la cocina, a la bañera o al patio después de la comida para que pueda explorar y experimentar con el agua sin volverlo loco. Esto también enseñará a los bebés habilidades para resolver problemas, formas creativas y aceptables de hacer y obtener lo que quieren.

8.- Ponle alas a su imaginación.

A diferencia de algunos juguetes que están diseñados para usarse de cierta manera, los materiales como cajas, bloques, agua, arena, ollas y sartenes o cualquier otro material, se pueden usar de una manera imaginativa. No le digas a tu hijo qué hacer con el material, cómo hacerlo o cómo debería verse al final. Deja que la curiosidad de tu bebé sea su guía.

En conclusión, para estimular la curiosidad en los bebés, debes esforzarte por dedicarle tiempo, además de escucharlo y reforzarle su conducta de manera positiva. Así lo ayudarás a afrontar los futuros retos de su aprendizaje y a desarrollar una excelente autoestima.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras últimas publicaciones, además de consejos y ofertas que te enviamos en nuestro boletines semanales gratuito.

Y no te preocupes, ¡también odiamos el spam! Puedes darte de baja en cualquier momento.

¡Compartir es demostrar interés!

Resumen
8 consejos para alimentar la curiosidad de tu bebé, alimenta su mente.
Nombre del artículo
8 consejos para alimentar la curiosidad de tu bebé, alimenta su mente.
Descripción
La curiosidad (deseo de saber o averiguar una cosa, algo llama la atención) es el aspecto emocional que engendra la exploración, la investigación y el aprendizaje.
Autor
Nombre editor
Babyline.es
Logo editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.