¿Qué es la estimulación temprana?

Bebé juega con dados de números y letras

La estimulación temprana consiste en realizar una serie de actividades que despiertan o estimulan el sentido de la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto de tu bebé.

Los tres primeros años de vida de tu bebé, representan ese momento fascinante donde se fijan los cimientos en que se basará su futuro desarrollo. Así, desde que nace, el pequeño manifiesta deseos de aprender y una curiosidad inagotable. Su cerebro es como una esponja que absorbe todo lo que ve, escucha y experimenta. La estimulación temprana consiste en aprovechar esta capacidad de aprendizaje de los primeros años del bebé.

Estimular a tu bebé puede ayudar a mejorar su capacidad de atención, su curiosidad, su memoria y el desarrollo de su sistema nervioso. No solo eso, sino que además estimular sus sentidos le permitirá alcanzar los hitos de su desarrollo más rápido.

La estimulación temprana sirve igualmente para prevenir y mejorar posibles déficits en el desarrollo del niño.

¿Cuándo y porqué surge?

Los programas de estimulación temprana surgen por primera vez en Estados Unidos a medidos del s. XX. En un principio se utilizaba para atender a niños con algunas deficiencias pero, al comprobar los enormes avances que lograban los pequeños gracias a estos métodos, se decidió llevar a cabo las mismas técnicas, aplicándolas a niños sanos, para desarrollar al máximo sus capacidades y ampliar sus posibilidades en futuros aprendizajes .
Aunque la disciplina ha tenido aportaciones de diversos autores, uno de los más destacados entre los pioneros de los aprendizajes tempranos es el estadounidense Glenn Doman, con su teoría de los Bits de Inteligencia.

Glenn Doman, padre de los Bits de Inteligencia

A finales de la década de los 50, Glenn Doman funda en Philadelphia (EEUU) los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano, donde desarrolla parte de su obra sobre el desarrollo del cerebro tanto de niños sanos como de niños con lesiones. Así, por Bit de Inteligencia se entiende una lámina que representa alguna realidad o que lleve escrito, por ejemplo: un símbolo, una palabra, un conjunto matemático o una figura geométrica.
Los Bits de Inteligencia son un instrumento educativo que consiste en presentar a los niños estímulos simples, que se perciben a través de las cinco vías sensoriales.

El método, basado en la psicología infantil, consiste en ir enseñando a los niños láminas de una o varias categorías, a la vez que se enuncia en voz alta el nombre de cada Bit. Su finalidad es que el pequeño vaya identificando las personas, animales o ideas que no puede conocer todavía directamente. Este proceso debe ser breve y la clave de su éxito reside en la rapidez de la novedad: que el pequeño se quede con ganas de más.

Después de cada sesión, que según Doman deben repetirse regularmente para que logre los efectos buscados, se puede acabar comentando lo visto o aplaudiendo.
Entre los objetivos que persigue el método de Doman, destacan la creación de ideas previas, el desarrollo de redes neuronales, de las vías visuales y auditivas y de la inteligencia potencial de los niños, tanto cognitiva como emocional, alimentando su curiosidad y apasionamiento.

Conexiones neuronales y aprendizaje.

El proceso de aprendizaje comienza a una edad muy temprana.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de estimular a tu bebé?

Su entorno más cercano tendrá mayor impacto en su desarrollo.

Todas y cada una de las cosas a las que está expuesto tu bebé es algo maravilloso que debe explorarse a fondo con sus ojos, oídos, boca, nariz y manos. Los elementos más simples representan un mundo fabuloso para alimentar la curiosidad de tu bebé. Para él todo es nuevo y necesita investigar. Asegúrate de que tu hijo reciba la estimulación adecuada durante su primer año de vida, ¡porque este es el momento en que el cerebro de tu bebé está creciendo más rápido que nunca!

Interactuar es mejor que observar.

Los médicos abogan por la interacción de los padres con los niños: la mejor manera de que tu bebé aprenda es no dejarlo solo en su “parque de juegos”. ¡Es mucho mejor abrazarlo y jugar con él!

En lugar de dejar a tu hijo solo en la cuna con sus juguetes, puedes hacer que sus juguetes cobren vida: simula voces utilizando sus juguetes y haz que se muevan. Con esta actividad tu hijo va a desarrollar su imaginación al darse cuenta que eres tú quien está jugando con él.

Es importante que el bebé este atento y predispuesto.

Para una estimulación exitosa es importante que tu bebé este de humor para ello. La atención es fundamental. Si tu bebé tiene sueño, tal vez por aburrimiento, sobreestimulación o simplemente por agotamiento, simplemente deja que descanse y reanuda estas actividades cuando esté más receptivo.

Comprende que cuando tu bebé está atento, hace un esfuerzo por aprender más sobre el mundo que lo rodea. Tu bebé dedica todas sus energías a lo que tienes que mostrarle solo cuando tienes toda su atención, por lo que debes aprender a aprovechar este tiempo limitado.

Repetir si, pero sin habituación.

“¡Otra vez, otra vez!” Hay una razón por la que los niños nos vuelven locos con sus peticiones de hacer o escuchar lo mismo una y otra vez: los niños aprenden mejor a través de la repetición.

Con los niños muy pequeños, la repetición es importante porque esa es la forma en que aprenden mejor. Escuchar algo muchas veces ayuda a tu bebé a recordar información durante períodos de tiempo cada vez mayores. Los niños pequeños  (entre 4 y 18 meses) necesitan, en particular, la repetición, más que un niño de 2 años y medio, digamos, para aprender y recordar información nueva.

Una vez que tu hijo haya aprendido algo, disfrutará del proceso repetitivo porque puede anticipar lo que vendrá después. Tras muchas lecturas de un libro que ya empieza a conocer, es posible que tu hijo lo recuerde lo suficientemente bien como para que te diga los finales a la mayoría de las frases. Este logro significa que puede participar más activamente a la hora del cuento.

Sin embargo, también es importante detener la estimulación repetitiva cuando tu bebé comience a acostumbrarse. Cuando se habitúa a la repetición, el intelecto de tu bebé ya no se excita con su estimulación, lo que hace que sus esfuerzos por enseñarle sean inútiles. Cuando veas que esto está sucediendo, es momento para realizar cambios en la manera de estimularle, tal vez cambiando de actividad, de juego o dejar por un tiempo su estimulación.

Satisfacer la curiosidad de tu bebé hará que quiera más.

¿Has comido un caramelo y acabas queriendo otro? Si es así, entonces no eres diferente de tu bebé: una vez que experimente algo que le guste, ¡se esforzará por aprender más y más sobre ello!

Como padres, podéis desempeñar un papel muy útil para alimentar su sed de conocimiento.  Podéis hacerlo brindándole a vuestro bebé la oportunidad de experimentar diferentes estímulos para despertar aún más su curiosidad y hacer que quiera aprender más.

¿Qué beneficios tiene la estimulación temprana para tu bebé?

Como ya hemos dicho antes, la estimulación temprana consiste en realizar actividades con los niños durante los primeros años de vida para que aprendan a través del juego y las rutinas.

Son muchas las mamás que se interesan por la estimulación temprana, y ya durante el embarazo, comienzan a estimular a sus bebés a través de la música. La música suave, con un volumen adecuado, ayuda a desarrollar el cerebro del bebé durante el embarazo.

Listas de música para bebés y el embarazo.

Son muchos los beneficios que se consiguen con la estimulación temprana:

· Ayuda en el desarrollo de la motricidad.

· Desarrollo en el lenguaje.

· Mejora las habilidades sociales y emocionales.

· Aprendizaje psicomotor e intelectual.

· Favorece el hecho de hacerse más maduros.

“El aprendizaje es un tesoro que sigue a su dueño durante toda su vida”

La falta de estimulación puede retrasar el desarrollo de un bebé.

No todos los niños reciben suficiente estimulación mental de una forma correcta. La falta de estimulación puede retrasar el desarrollo de un bebé. Los bebés necesitan cuidado, amor y atención, especialmente de sus padres y hermanos (si no es hijo único, claro). Los niños que no experimentan estas interacciones tan motivadoras, inspiradoras y fundamentales suelen llegar a presentar diversos grados y tipos de retrasos en su desarrollo.

La falta de estimulación temprana puede tener efectos leves en el desarrollo psicológico, mental y social de un niño. Esto se refleja en el estancamiento a medida que el niño crece. Los signos típicos incluyen un desarrollo lento de las habilidades intelectuales, dificultad para integrarse en la comunidad o la sociedad, incapacidad para controlar las emociones y poco autocontrol.

Las reacciones agresivas de un niño pequeño son un indicio de ciertas deficiencias que pueden remontarse a los primeros meses de vida del niño. Esta reacción suele ser el resultado de la frustración causada por la falta de atención, motivación y estimulación temprana.

Todos los padres deben aprender la habilidad de la estimulación a medida que su hijo crece. Esto ayudará al bebé a fortalecer su carácter y autoestima facilitando su integración social.

El estímulo positivo más importante para un bebé es el amor. Por ejemplo, la falta de amor puede obstaculizar la integración de un niño en la sociedad y contribuir a la aparición del trastorno por déficit de atención.

¿Cómo identificar la falta de estimulación de un niño?

Las madres conocen a sus hijos de manera instintiva. Pero en algunos casos no se perciben ciertos aspectos que no son del todo normales.

A continuación, se muestran algunas formas de identificar la necesidad de tu bebé de recibir estímulos adicionales:

  • Desarrollo lento de habilidades motoras gruesas; cómo se mueve, camina, corre, se sienta …
  • Habilidades motoras finas débiles con la edad.
  • Dificultad para realizar actividades normales como gatear.
  • Timidez extrema.
  • Problemas lingüísticos o lentitud en el desarrollo del habla.
  • Baja autoestima (uso constante de frases como ‘No sé’ o
    ‘No sé como’)
  • Falta de relaciones interpersonales.

¿Qué hacer si no hay suficientes estímulos?

Una vez que reconocemos en nuestro hijo un uso que indica falta de estimulación, podemos dar ciertos pasos para corregir la situación en casa . Dependiendo del caso, puede ser útil hablar también con un profesional que nos facilite herramientas que nos ayuden a comenzar a mejorar la situación .

  • En cada etapa de su desarrollo, el niño puede necesitar nuevos estímulos o actividades que sean apropiadas para su edad. Tales actividades pueden incluir, por ejemplo, bailar, cantar canciones infantiles y jugar al escondite.
  • Abrazos, besos, caricias, risas y charlas son estímulos que representan amor, paciencia y serenidad. Estas herramientas te ayudarán a fortalecer la relación con tu bebé.
  • El estado de ánimo de un bebé puede cambiar simplemente porque el niño siente que no recibe suficiente atención. Ignorar a un niño no va a enseñarle nada. Podemos ofrecer ayuda al niño con explicaciones, repitiendo e ilustrando.
  • La forma más fácil de cambiar el estado de ánimo de un niño es abrazarlo y pasar tiempo con él. Cuanto más tiempo quiera pasar un niño en tus brazos, más positivo y satisfactorio será el resultado.

Actividades de estimulación temprana que puedes hacer con tu bebé.

A partir del nacimiento de tu bebé hasta aproximadamente los 5 o 6 años puedes realizar actividades que le estimulen que arrojarán resultados muy positivos. Para estimular mentalmente a tu bebé y aumentar su coeficiente intelectual no necesitas ser un genio.

Dudas frecuentes sobre la estimulación temprana.

En este artículo sacado de la revista online “Todopapás”, Leandro Roa, responsable de comunicación de Bebé Aventuras, nos aclara algunas de las dudas más frecuentes que les surgen a los padres respecto a la estimulación temprana:

¿Por qué se dice que gracias a la estimulación temprana crecen bebés felices?

Los padres deseamos para nuestros hijos todo lo bueno, sobre todo la felicidad. Las dificultades que encontramos en el camino a este objetivo es que a veces no sabemos como ayudarles y conseguir esta meta. Cada vez hay más estudios que demuestran que el niño que posee autoestima elevada es el que ante las dificultades que nos presenta la vida es capaz de superarlos.

La estimulación temprana refuerza la confianza que el bebé tiene en sí mismo. Esa confianza tiene una gran influencia en el desarrollo del niño porque afecta a su deseo de superarse. Su seguridad proviene de la calidad de las relaciones que existan entre él y aquellas personas que desempeñen papeles importantes en su vida. El bebé necesita recibir constantemente mensajes positivos de todos los que le rodean.

Entre las condiciones necesarias para conseguir la felicidad debemos conformar un modelo de autoestima sólido en el que intervenga fundamentalmente la acción de los padres.

¿Qué diferencias puede haber entre un niño que ha trabajado con programas de estimulación temprana y otro que no lo ha hecho?

La diferencia reside en la actitud de uno y otro hacia sí mismo. Esta actitud influirá sobre la forma en la que la persona vivirá todas las etapas de su vida. Los niños necesitan gran variedad de experiencias en los primeros años para favorecer su desarrollo intelectual. Esa es la manera en que conoce el mundo que le rodea. La curiosidad del bebé le lleva a buscar nuevas experiencias de aprendizaje por sí mismo. Su capacidad dependerá del grado de estimulación que el niño reciba.

¿Cómo pueden los padres desarrollar la capacidad de aprendizaje de sus hijos?

El bebé siempre está dispuesto a aprender. Su inteligencia sólo pide ser cultivada. Los padres pueden despertar a su hijo al mundo compartiendo todas y cada una de las experiencias que le rodean, aprovechando todos los instantes en que el niño está receptivo y haciendo que el aprendizaje se convierta en un placer.

¿A partir de que edad se puede iniciar a los niños en la estimulación temprana?

Ya desde el vientre de la madre se puede estimular musicalmente al bebé, comunicarse con él, hablarle… Nunca es demasiado pronto. Desde que el bebé nace escucha cualquier sonido y se siente tranquilo cuando le tocas. Ya está aprendiendo. Todo lo que ve, huele, toca o saborea le da información sobre el mundo en el que está.

A las pocas horas reconoce el olor y la voz de su madre y la distingue entre otras personas. En los días sucesivos, a través de los sentidos, empieza a entender el mundo y a comunicarse con él.

Por todo esto es muy importante que desde el principio estimulemos los sentidos del bebé. Debemos aprovechar cada momento que pasamos con nuestro hijo para transmitirle afecto y amor. Eso le dará seguridad en sí mismo con el objetivo final de desarrollar su capacidad humana.

No pretendemos crear superdotados, queremos ayudarles a que desarrollen todas sus capacidades para que sean personas inteligentes, equilibradas y felices.

Artículo extraído de la revista todopapás.

Estimulación temprana, también desde casa.

Además de los centros y gabinetes donde los profesionales de la educación trabajan con los niños con programas de estimulación temprana, actualmente están saliendo al mercado una serie de productos audiovisuales como CD’s de música, Vídeos y DVD’s de uso casero para que los padres fomenten en sus hijos aprendizajes tempranos de aspectos sociales, emocionales y cognitivos como las matemáticas, los idiomas, etc., aprovechando así el ambiente familiar con las posibilidades que éste implica gracias al ambiente de confianza e intimidad que proporciona el hogar.

Trabajar con nuestros hijos en casa con este tipo de soportes de estimulación temprana fortalece el vínculo afectivo entre padres e hijos al pasar juntos tiempo de calidad y supone una mayor implicación como padres en la educación de nuestros hijos.

Debemos encontrar el momento adecuado para iniciar cada día al bebé, cuando ambos padres e hijos estén relajados y receptivos para, a través de los Vídeos de estimulación temprana, captar al máximo su atención a través de imágenes atractivas y llenas de color, con música de fondo especialmente adaptada a los oídos del pequeño.

Así, con colores, palabras, animales, números, canciones o juguetes, podemos iniciar a nuestro hijo en el mundo del lenguaje, de las matemáticas, de los idiomas, las ciencias, el arte, lo lúdico. Una de las claves principales es la regularidad… ponerle cada día un ratito de los Vídeos y, sobre todo, hacerlo con alegría, con entusiasmo, quedarnos con ellos mientras visualizan las imágenes.

Cabe destacar que la estimulación temprana no tiene como objetivo enseñar, sino desarrollar las capacidades del niño y estimular las conexiones neuronales de su cerebro.

Debemos tener en cuanta que al ser el objetivo principal de estos productos audiovisuales que trabajan la estimulación temprana desde casa, al estimular las áreas cerebrales del niño y su inteligencia social, emocional, sensorial y creativa, no hay que forzar al niño para que nos demuestre la eficacia de estos métodos. Sino que debemos dejarles a su ritmo, sin presionarles y reconocer sus méritos cuando la estimulación temprana empiece a dar sus frutos.

Colección bebé aventuras.

La colección bebé aventuras es un programa educativo de desarrollo emocional y estimulación temprana que tiene como objetivo estimular la inteligencia social, emocional, sensorial y creativa del bebé.

Una actividad diferente para estimular a tu bebé con vídeos.

Favorece el lenguaje en varios idiomas. En cada publicación se trabajan y combinan de forma armónica, los colores, los números, el arte y la música.

¿Quieres saber más sobre nuestro programa de estimulación temprana Bebé aventuras?

Sí quiero saber más.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras últimas publicaciones, además de consejos y ofertas que te enviamos en nuestro boletines semanales gratuito. Además solo por suscribirte te regalamos un vídeo de estimulación temprana para que lo disfrutes junto a tu bebé.

Y no te preocupes, ¡también odiamos el spam! Puedes darte de baja en cualquier momento.

¡Compartir es demostrar interés!

 

Resumen
Todo lo que debes saber sobre la estimulación temprana.
Nombre del artículo
Todo lo que debes saber sobre la estimulación temprana.
Descripción
La estimulación temprana consiste en realizar una serie de actividades que despiertan o estimulan el sentido de la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto de tu bebé. Sirve igualmente para prevenir y mejorar posibles déficits en el desarrollo del niño.
Autor
Nombre editor
Babyline
Logo editor