Cólico del lactante: todo lo que necesitas saber.

Bebé llorando boca-abajo en los brazos de su madre

¿Sospechas que tu bebé tiene cólicos? Esto es lo que necesitas saber sobre un bebé que sufre cólicos. Desde sus síntomas hasta remedios probados y eficaces.

Se supone que los bebés lloran, pero a veces, ¿parece que su llanto dura un poco más de lo “normal”? Has revisado su pañal, acaba de terminar su toma y ha expulsado los gases. Ya llevamos con él un buen rato en brazos, lo hemos mecido y sacudido pero no hay forma de consolarlo o detener su llanto. Al verle sollozar y retorcerse de dolor, probablemente te sientas impotente y frustrada al no saber que hacer.

Al igual que otros padres, seguro te estarás preguntando si el bebé está sufriendo lo que muchos tememos: los cólicos del lactante. Aunque esos llantos pueden hacerte pensar lo contrario, los cólicos del bebé generalmente no son un signo de algo serio y definitivamente no significa que estés haciendo algo mal. Afortunadamente, el cólico finalmente desaparece por sí solo. “La buena noticia es que los cólicos no durarán para siempre”. En este post, te informaremos de qué es el cólico, qué causa el cólico, los síntomas del cólico que debes observar y los remedios para el cólico que podrían ayudar a aliviar el malestar del bebé.

¿Qué es el cólico del lactante?

Como probablemente ya sepas, el cólico es, bueno, ¡mucho llanto!. Todos los recién nacidos son inquietos y lloran, especialmente durante los primeros tres meses de vida. Pero algunos bebés superan lo normal. El cólico afecta aproximadamente del 20 al 25 por ciento de los bebés. En general, el cólico se define típicamente por la “regla de tres” que es cuando un bebé menor de 3 meses de edad, sano, llora más de tres horas al día, más de tres días a la semana, durante más de tres semanas seguidas sin razón aparente.

¿Qué causa el cólico del lactante?

Lo creas o no, todavía no hay una respuesta clara para las causas de los cólicos, ni una prueba definitiva que conforme oficialmente que el bebé lo tiene. Uno de los peores sonidos que puede escuchar un padre es el llanto de su hijo. Peor aún es cuando tu bebé está llorando y no puedes entender por qué, incluso después de alimentado, eructado y cambiado. Para llegar al fondo de las cosas, es importante conocer todas las posibles razones por las que el bebé puede estar mostrando signos de cólicos y descartar las menos probables por eliminación.

Causas potenciales de cólicos:

• Alergia a la leche. El bebé puede tener intolerancia a la proteína de la leche de vaca. Aproximadamente el 2,5 por ciento de los niños menores de 3 años son alérgicos a la leche. Pero la mayoría de las personas superarán esta alergia durante el primer año. Los niños con esta afección tienen intolerancia al suero, la caseína o a ambos, que son proteínas que se encuentran en la leche de vaca. A menudo lloran cuando se alimentan y, por lo general, aparecen sangre en las heces.

• Tu dieta. Si estás amamantando, existe la posibilidad de que los cólicos sean una reacción a tu dieta. Considera hacer ajustes en lo que comes y bebes si estás amamantando y ver si da resultado en menos llanto. Es posible que debas intentar eliminar la cafeína, la soja, el pescado, las nueces, el huevo, los lácteos, el trigo u otros alimentos posiblemente irritantes de tu dieta y ver si los síntomas de los cólicos del bebé mejoran. Habla con tu pediatra antes de continuar y cambiar lo que comes. Solo ten en cuenta que esta táctica puede no tener éxito. Si tu bebé simplemente está inquieto o no duerme, no hay pruebas de que eliminar algunos alimentos de tu dieta hará que el bebé mejore a largo plazo.

Sobrealimentación. Algunos bebés pueden llorar si tienen la barriga demasiado llena. Los signos de sobrealimentación incluyen que el bebé se dé la vuelta o cierre la boca antes de que acabe su tiempo normal de lactancia o termine su biberón. También puede estar regurgitando en exceso. El bebé necesita unas horas entre comidas para que su estómago se vacíe. Dado que muchos padres no saben qué más hacer para detener el llanto, a menudo siguen alimentando a un bebé con cólicos. Trata de no sobrealimentarle, ya que esto solo hará que el bebé se sienta peor.

• Gases. La dolorosa hinchazón que provocan los gases en su estómago puede ser la causa de todos esos llantos. El problema es que es difícil saber si los gases es lo que está causando los cólicos o si el cólico produce gases cuando el bebé traga demasiado aire mientras llora durante tanto tiempo.

• Humo de cigarro. Los bebés de madres que fuman durante el embarazo o después del parto, o que viven en hogares con fumadores, tienden a tener más cólicos.

• El bebé no puede calmarse solo. Algunos bebés tienen un sistema neurológico inmaduro que no está completamente desarrollado y simplemente no pueden calmarse.

Y luego hay que considerar el reflujo gastroesofágico (ERGE). Blair Hammond, profesor asistente de pediatría en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, señala que la ERGE puede provocar el llanto en un niño, y se podría confundir con un cólico. Pero son dos cosas distintas. “Es mucho más probable que el cólico ocurra en las horas de la noche”, explica Hammond. “Puedes levantarlo y cogerlo en brazos, o darle un chupete, y se calmará un poco, pero tan pronto como lo dejes, empezará a llorar de nuevo”. Sin embargo, con la ERGE, dice, “a menudo verás a los bebés evitando el pecho o el biberón, arqueando la espalda, y su irritabilidad se correlaciona mucho más con el momento en que el bebé se está alimentando”.

¿Cuándo comienza el cólico?

Justo cuando comienzas esta nueva etapa en tu vida, con un nuevo miembro en la familia y lidiando con todas estas emociones, es el momento en que pueden comenzar a aparecer signos de cólicos, lo que dificulta las cosas para a los padres primerizos. “A menudo, los bebés con cólicos comienzan a ponerse inquietos alrededor de las 3 semanas de edad”, dice Hammond.

¿Cuánto dura el cólico?

Así de momento, puede parecer que el llanto nunca se detendrá, pero aguanta, porque lo hace. “El cólico generalmente mejora entre las nueve y las 16 semanas”, dice Hammond, pero puede durar hasta seis meses, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

En cuanto a cuando el cólico alcanza su punto máximo, eso es alrededor de 6 a 8 semanas de vida, dice Hammond. “Verás que durante este período, los bebés con cólicos a menudo se frotan el abdomen, se enrojecen y tienen gases”.

Los síntomas del cólico

Es de esperar que los bebés lloren y estén inquietos durante los primeros meses de vida. Pero si el bebé se va desarrollando normalmente y además está sano, significa que tolera la alimentación, no pierde peso, no vomita, no tiene diarrea y no tiene fiebre, y se cumple la “regla de tres” mencionada anteriormente, puede tener cólicos. También debes observar si presenta alguno de estos síntomas de cólico:

• Cambios de postura. Los bebés con cólicos tienden a mostrar signos de tensión en los músculos del estómago, puños cerrados y piernas dobladas.

• Llanto intenso e inconsolable. El bebé no tiene ninguna necesidad y parece estar llorando sin motivo aparente. Este llanto de cólico es más intenso con un tono angustiado y agudo que es más fuerte que su típico llanto. También puede ponerse rojo siendo imposible de consolar y calmar. Es probable que los llantos de cólicos ocurran aproximadamente a la misma hora todos los días, por lo general en las primeras horas de la noche, a lo que algunos padres se refieren como “la hora de las brujas”. El bebé puede expulsar gases o defecar cuando finalmente todo haya terminado.

Remedios para los cólicos

Ningún remedio hará que los síntomas de los cólicos desaparezcan para siempre, o incluso que funcionen todo el tiempo. Es posible que algunos tratamientos no funcionen para tu hijo, mientras que otros pueden parecer un salvavidas. Realmente se trata de experimentar con diferentes tácticas y ver qué funciona. Puedes probar algunos o todos estos remedios para los cólicos y ayudar al bebé a calmarse, reducir la intensidad de su llanto y recuperar un poco la cordura. Pero, como siempre, habla con tu pediatra antes de comenzar con cualquier remedio para los cólicos.

• Medicamentos antigás. Los medicamentos para aliviar los gases de venta libre, a veces conocidos como gotas para los cólicos (como ‘Mylicon‘), podrían aliviar los síntomas de los cólicos del bebé. Estos medicamentos son generalmente seguros. Pregúntale a tu pediatra qué marca recomienda antes de dársela al bebé.

• Probióticos. Algunos bebés con cólicos pueden tener un desequilibrio de las “bacterias buenas” en su tracto digestivo. Dado que los probióticos ayudan a mantener ese equilibrio natural, algunos pediatras, incluido Hammond, los recetan para bebés que tienen cólicos, siempre que el bebé no tenga intolerancia a la proteína de la leche o problemas con su sistema inmunológico. Si bien algunos médicos han debatido su efectividad, Dyan Hes, un pediatra y fundador de Gramercy Pediatrics en Nueva York, dice que los probióticos también pueden ayudar a reducir los gases, que es una de las cosas que los médicos sospechan que influyen en los cólicos. “Los probióticos ciertamente no hacen ningún daño, así que está bien si los toma”, añade.

También puedes experimentar con algunos de estos remedios caseros para los cólicos del lactante:

• Ofrécele un chupete. Al bebé le encanta chupar, así que ayúdale a calmarlo con un chupete, incluso si normalmente no lo haces. O bien, dale otras formas de chupar, como su propio pulgar o su mano. También puedes intentar amamantarle (¡solo recuerda no sobrealimentarle!).

Frota su barriga o masajea suavemente los cólicos. Utiliza el poder de tus manos para calmar a un bebé con cólicos. Para un masaje en la barriga, acueste al bebé boca abajo sobre tus rodillas. Luego, frota suavemente su espalda para ayudar a liberar el gas. Para un masaje relajante, acaricia lentamente sus piernas, espalda, brazos, pecho y cara.

• Sujeta al bebé en posición vertical mientras lo alimentas. Estar en posición vertical puede ayudar a reducir la cantidad de aire que traga el bebé. Procura que eructe con frecuencia, lo que también ayuda a reducir los gases y puede aliviar los cólicos.

• Cambia a leche de fórmula especial para bebés con cólicos. Si su bebé se está alimentando con fórmula, prueba una llamada fórmula infantil hidrolizada, que a veces puede marcar la diferencia, especialmente si el bebé tiene intolerancia o alergia a la leche de vaca. “Pueden ayudar. No siempre reducen el tiempo que pasan llorando, pero se intenta”. Como no existe una cura específica, prueba fórmulas con proteínas hidrolizadas o proteína de suero. Para algunos bebés, es muy efectivo. Sin embargo, esta fórmula especial suele ser más cara que la fórmula tradicional. Aún así, si sospechas que el bebé tiene cólicos, siempre habla con tu pediatra antes de cambiar a una fórmula para bebés con cólicos, ya que debes asegurarte de que el cambio tenga sentido para el bebé y que no se esté cambiando simplemente por probar, siendo lo mismo o peor.

• Cíñete a la hora de dormir. “Una cosa que les digo a los padres es que los bebés pueden tener cólicos cuando están cansados”, dice Hammond. “Así que en ese primer mes de vida, trata de asegurarte de que el bebé no se quede despierto hasta muy tarde. Los padres intentan que el bebé duerma cada dos horas aproximadamente y, como resultado, no se mantendrán despiertos durante mucho tiempo”.

Ten a tu bebé cerca de ti. ¿El remedio casero más sencillo para los cólicos? Acurrúcate junto a él. El contacto piel con piel es una excelente manera de calmar a un bebé con cólicos. Pero incluso si estás vestida, acurrucar al bebé contra tu cuerpo puede ser de gran ayuda para que pueda calmarse. Si tus brazos necesitan un descanso o estás andando, colócalo en un portabebés (siempre que tengas el equipo correcto para su peso). Solo asegúrate de no tener al bebé en el cabestrillo o portabebés todo el día, ya que es importante que los bebés cambien de posición a lo largo del día.

• Haz que el bebé se mueva. Los bebés están familiarizados con el movimiento desde que están en el útero, por lo que el movimiento puede aliviar los cólicos. Los bebés que tienden a llorar mucho a menudo responden al movimiento. Colócalo en un columpio para bebé, en un moisés, asiento vibratorio, mécelo en tus brazos, sostenlo y balancéalo de lado a lado mientras le cantas o acaricias su espalda suavemente. También puedes ponerlo en su cochecito y caminar por el vecindario o llevarlo a dar un paseo en automóvil.

• Ponle música o ruido blanco de fondo. ¿Otra forma relajante de recordarle a un bebé con cólicos que está en su vientre? Ruidos constantes que son un tanto fuertes (dentro de lo razonable). Puede ser el sonido del televisor, un ventilador, aspiradora, secadora de ropa o secador de pelo o la radio sin sintonizar o también el ruido constante y uniforme de un aire acondicionado. Puedes descargar alguna aplicación de ruido blanco o mirar en Youtube. Solo asegúrate de colocar el reproductor lejos, al otro lado de la habitación, para que no afecte al oído de tu bebé. También puedes consolar al bebé con un juguete o en un columpio o asiento que reproduzca sonidos calmantes como las olas del mar o una tormenta.

. Baño tibio. Cuando estamos estresados nos tomamos una cerveza o una copa de vino y después nos damos una ducha o baño. Intenta lo mismo con tu bebé con cólicos (¡menos el vino y la cerveza, por supuesto!); un baño tibio es uno de los remedios caseros que pueden ayudarle a calmarse y relajarse.

• Aceite para masajear su tripita. Para masajes relajantes en la tripita del bebé. Uno de cada cuatro bebés lactantes sufre cólicos que, aunque se trata de una molestia pasajera, pueden afectar bastante al bienestar del bebé. Aunque su origen puede tener distintos motivos, se trata normalmente de gases. La realización de un suave masaje en la tripita del bebé está recomendada por la Asociación de Pediatría Española para prevenir y mejorar las molestias del lactante. El Aceite Weleda para la Tripita del bebé, 100% natural y con aceites esenciales de cardamomo y manzanilla, conocidos por sus propiedades digestivas, es el aceite idóneo para realizar el masaje de la tripita del bebé.

• Infusión de manzanilla. Otro de los remedios caseros para los cólicos es algo que seguro va a disfrutar. A veces, puedes darle al bebé una infusión de manzanilla. La manzanilla es un relajante natural del estómago, así que puedes probarla y ver si ayuda a tu bebé con los cólicos. Pero solo si el bebé lo necesita. Si tu bebé está bien, no le des la infusión de manzanilla. Y solo una vez al día. En realidad, se supone que los bebés no deben beber agua, por lo que solo debes dársela a tu bebé si la necesita y en una cantidad muy pequeña”.

Que no usar como remedio para los cólicos

Están los llamados biberones comercializados como “anticólicos”. Sí, hay biberones con los que traga menos gas, pero no existe un verdadero “biberón anticólicos”. Así que, por mucho que desees ayudar a tu bebé con cólicos, ten cuidado con las afirmaciones publicitarias.

Cómo prevenir los cólicos

Desafortunadamente, no hay forma de prevenir los cólicos. Puedes tener cuatro hijos que no van a sufrir ningún episodio de cólico, y luego tu quinto hijo tiene cólicos extremos. Y eso es lo que hace que los cólicos sean tan frustrantes. Dicho esto, la paciencia y el saber que los cólicos también pasarán pueden marcar la diferencia para padres sobrellevando este breve pero difícil momento.

Ten cuenta: Los materiales y la información que contiene este artículo no pretenden, y no constituyen, consejos o diagnósticos médicos o de salud y no deben usarse como tales. Siempre debes consultar con un médico o profesional de la salud calificado acerca de tus circunstancias específicas.

Colección bebé aventuras.

La colección bebé aventuras es un programa educativo de desarrollo emocional y estimulación temprana que tiene como objetivo estimular la inteligencia social, emocional, sensorial y creativa del bebé.

Una actividad diferente para estimular a tu bebé con vídeos.

Favorece el lenguaje en varios idiomas. En cada publicación se trabajan y combinan de forma armónica, los colores, los números, el arte y la música.

¿Quieres saber más sobre nuestro programa de estimulación temprana Bebé aventuras?

Sí quiero saber más.

También puedes suscribirte a nuestro boletín

Recibe nuestras últimas publicaciones, además de consejos y ofertas que te enviamos en nuestro boletines semanales gratuito. Además solo por suscribirte te regalamos un vídeo de estimulación temprana para que lo disfrutes junto a tu bebé.

Y no te preocupes, ¡también odiamos el spam! Puedes darte de baja en cualquier momento.

¡Compartir es demostrar interés!

PUBLICACIONES RELACIONADAS

Resumen
Cólico del lactante: todo lo que necesitas saber.
Nombre del artículo
Cólico del lactante: todo lo que necesitas saber.
Descripción
¿Sospechas que tu bebé tiene cólicos? Esto es lo que necesitas saber sobre un bebé que sufre cólicos. Desde sus síntomas hasta remedios probados y eficaces.
Autor
Nombre editor
BABYLINE
Logo editor

Deja una respuesta