Consejos de seguridad para llevar al bebé a la playa

Bebe en la playa seguridad

Ya llega el verano y muchos son los padres, sobretodo primerizos, que se preguntan si es seguro llevar al bebé a la playa. Los bebés necesitan aire fresco y sol tanto como los niños mayores o los adultos. Ahora existen en el mercado muchos protectores solares con un SPF ( Sun Protection Factor, Factor de Protección Solar) de 60 o más para bebés y personas que tengan la piel sensible. Si decides llevar a tu hijo a la playa, asegúrate de que estén en la sombra y lleven puesto un protector solar.

Si tu bebé es ya un poco mayor, siempre puedes ponerle un sombrero para el sol y dejar que juegue cerca del agua contigo. ¡Muy importante! Nunca dejes a un bebé desatendido en la playa. Los bebés pueden sufrir quemaduras solares, más o menos intensas dependiendo de su tipo de piel, aún estando en la sombra. Así que asegúrate de ponerles crema solar antes de exponerlos al sol.

Los bebés disfrutan mucho de la playa incluso si todavía no pueden andar. Ven un mundo completamente nuevo. Escuchan a otros niños riendo, corriendo y nadando. Son muchas las familias que disfrutan de la playa. Hoy día, la mayoría de las playas están vigiladas por socorristas, lo que da más tranquilidad para estar con los niños. En otras playas podemos ver señales de advertencia que nos avisan del peligro “nadar bajo su propio riesgo” donde debemos ser más precavidos.
Independientemente de vuestra elección, disfrutad de vuestra primera experiencia con el bebé en la playa.

Pasar un día en la playa puede ser realmente divertido, pero también puede ser un lugar peligroso porque los niños no prestan atención cuando corren y juegan.

A tener en cuenta al llevar a tu bebé a la playa:

  • El protector solar es bueno, pero no se recomienda para bebés menores de 6 meses. La mayoría, de hecho son para niños por encima de los 3 años.
  • Si tu bebé es mayor de 6 meses, elije un protector solar de cobertura total, pero presta atención a sus componentes ante posibles reacciones.
  • Haz una prueba de sensibilidad en su piel, usa su brazo y prueba un poco, antes de ponerle el protector solar en todo el cuerpo.
  • Nunca uses protectores solares en forma de aerosol alrededor de los bebés o niños pequeños, ya que podrían inhalar los vapores.
  • Mantén a tu bebé resguardado del sol.

Mantén a tu bebé lejos del sol

La mejor protección solar es no ponerse al sol, sin embargo, en climas que solo ven el verano durante 2 meses al año, la luz solar es una buena fuente natural de vitamina D. También puedes usar un parasol, sombrilla, carpa o tienda de campaña de playa para bebés. Los sombreros para bebés ahora están fabricados con materiales que contienen SPF. Así que busca algunos sombreros para el sol que contengan la protección SPF. Viste al bebé con ropa larga y suelta. Que permanezca en la sombra a lo largo del día. Asegúrate de que tu bebé no esté demasiado caliente. Puede estar en bañador pero en la sombra, bajo una sombrilla o debajo de un árbol, pero prestando especial atención al viento y las altas horas del día ( de 11:00 AM a 16:00 PM apróximadamente).

Convenientemente hidratados

Asegúrate de que tu bebé se mantenga hidratado cuando hace calor. Si tu bebé ya come alimentos sólidos, es importante que beba suficiente líquido si está en la playa. Además, es conveniente que toda la familia, incluido tú, bebáis muchos líquidos para estar bien hidratados.

Quitarse la arena

La arena es divertida pero en un día de mucho viento, ten cuidado. La arena puede entrar en los ojos del bebé e irritarlos. Asegúrate de que tu bebé duerma lejos del borde de la toalla o esterilla para que si se mueve no se salga sobre la arena caliente. Puedes comprar zapatillas de agua y usarlas para proteger sus pies. Si decides dejar que tu bebé juegue en la arena, ten cuidado de que no se la coma cuando se lleve la mano a la boca. Si encuentras arena en su boca, enjuágala lo mejor que puedas y si es necesario usa tus dedos. No le golpees en la espalda o pecho para que la expulse. Si le entra arena en los ojos, enjuágalos con agua lo mejor que puedas evitando que se los frote para no irritarlos. La arena en la boca o en los ojos hará que el bebé llore.


Nunca dejes al bebé solo en el agua.

Hay que tener especial cuidado cuando el bebé está en el agua. Seguro será una gran experiencia la primera vez que tu bebé ponga sus pies en el agua, pero ten cuidado con los desniveles que existen dentro del mar.
Los ríos y lagos pueden llevar fuertes corrientes, así que nunca dejes a un niño pequeño desatendido en la orilla porque podría caerse y ahogarse. Las mareas, resacas y remolinos pueden ahogar fácilmente a una persona aunque esté cerca de la orilla del mar. Incluso pueden arrastrar a un adulto hacia dentro del mar. De modo que cuando se trata de un bebé, nunca lo dejes solo en la orilla de la playa.

Llevar ropa ligera

¡Recuerda!, si vas a ir a la playa con tu bebé por primera vez lleva ropa liviana, un gorro, tiendas de campaña, carpas o toldos para la playa que puedes encontrar en Internet para proteger al bebé del sol. Compra un ventilador para su silla de paseo, si es un día caluroso mantendrás a tu bebé fresco. Hay muchos ventiladores seguros para niños que tienen las aspas blanditas, hechas de gomaespuma en caso de que tu niño decida agarrarlos. Sujétalo al cochecito, al asiento del automóvil o al ir caminando hasta la playa.

Las mantas de muselina son ligeras e ideales para cubrir a tu bebé. Una excelente opción para climas muy cálidos. La muselina es transpirable y además da sombra a tu bebé.  No obstante, asegúrate de que no esté demasiado arropado para evitar un sobrecalentamiento.

No dejes a tu bebé solo en el coche.

Ten cuidado de dejar a tu bebé solo en el coche en un día caluroso porque los bebé se sobrecalientan rápidamente. Desgraciadamente, hemos podido comprobar estos sucesos en los medios de comunicación que nos han dejado muy consternados. Si tu automóvil es de color oscuro y el interior también, asegúrate de que no esté demasiado caliente, evitando que el bebé se lastime cuando lo subas o los dejes en su asiento.

Puedes comprar una bonita piscina para bebés por menos de diez euros. Es una buena manera de dejar que tu bebé salpique dentro de su piscinita en el patio de casa, siempre bajo supervisión de un adulto y manteniendo el nivel de agua adecuado para evitar accidentes. Incluso puedes llevar la piscina a la playa. Si tu bebé tiene menos de 6 meses, debes ponerlo en la sombra ya que no se recomienda usar protector solar.

Estos productos los puedes encontrar en grandes almacenes, farmacias, jugueterías, ferreterías o tiendas online en Internet. Y seguramente encuentres todos estos artículos en la tienda online de Amazon.

Con estas medidas facilitarás que el bebé tenga un momento de relax y diversión en la playa.

Y no olvides tomar fotos y vídeos de recuerdo, porque solo son pequeños una vez. A los niños les encanta verse cómo eran de bebés según vayan creciendo. Les muestra que se interesaron mucho por ellos cuando eran niños.

Es muy importante que hagas siempre copias de respaldo de las fotos y vídeos, bien en Internet (la nube) o en discos externos. Esto es imprescindible sobretodo si usas tu teléfono móvil para tomar fotos y vídeos, ya que lo puedes perder, averiarse o se puede borrar la información accidentalmente.

Ahora ya sabes cómo combatir el calor con tu bebé y relajaros juntos disfrutando de un maravilloso día de playa.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Consejos de seguridad para llevar el bebé a la playa
Author Rating
51star1star1star1star1star